SILLY REVIEW

GEORGE HARRISON/Somewere in England, 1981.

Nunca tuvo suerte con las distribuidoras el bueno de George.
A&M unilateralmente rescindió el contrato, tras varias desavenencias con el arista cuando lo distribuía en USA Y UK con esa discográfica, propiedad del trompetista Herb Alpert y del empresario Jerry Moss, con sede en Los Angeles y Londres.
En las oficinas de A&M de LA, Harrison conoció a la que fue su segunda y definitiva esposa: Olivia Trinidad Arias, la mamá de Dhani.
A&M lo ninguneaba, lo consideraba artista de repertorio, no lo promocionaba y George se fue amargamente a los brazos de Warner.
Warner no lo trató mucho mejor.
El último disco con Apple/Capitol fue Extra Texture, que es medio flojo. Y una prueba del humor agrio de George, ya que el isotipo de Apple es esta vez una manzada comida hasta el final. Apple Records se caía a pedazos y el contrato con EMI expiraba. El disco pasó de largo.
El primero con Warner como distribuidor fue 33 1/3, de 1976; un disco de a ratos interesante, pero el inicio de una serie de desaciertos discográficos del beatle callado.
El segundo fue “George Harrison”, un disco donde George se reivindica con hitazos como “Love Comes To Everyone” y “Faster” una tema dedicado “al circo de la Fórmula Uno”.
Es el álbum que recupera “Not Guilty”, el temazo que quedó fuera del álbum blanco y que aquí lo presentaba en una especie de “Unplugged” del original.

El disco siguiente a este excelente álbum fue “Somewhere in England”, un pastiche de canciones de más flojas y poco entradoras de Harrison en años.
Por estos años, George andaba envuelto en otros quehaceres como producir películas para sus amiguetes Monty Python o Madonna por ejemplo.
En ese contexto fue grabado este disco.
Cuenta con músicos de la hostia, la creme de la creme de la escena East/West de los Estados Unidos.(y con Paul, Linda y Denny Laine en coros en “All those…”) y a Ringo en la batería.
Pero las canciones son malas.
La producción es peor. Warner no quedó conforme, George tampoco y pidió rescindir el contrato. Minga! le dijeron.
El siguiente fue “Gone Troppo", del ’82. Igual o peor que este.
Warner insistió. En 1987 Harrison edita “Cloud Nine” y vuelve a explotar. Al tiempo forma los “Travelling Wilburys…
El resto es historia, la del beatle que prefería ser un ex Beatle a un ex nazi pero que en realidad prefería ser George Harrison pero que siempre lo sentimos como un Beatle.

Comentarios

Entradas populares